InicioCineFlora Martínez: ‘La necesidad de hacer justicia es algo de ovarios’

Flora Martínez: ‘La necesidad de hacer justicia es algo de ovarios’

“Mientras la mayoría de nosotros tenemos 99 por ciento de probabilidades de volver bien a casa, los policías no. Para ellos hay más riesgos y su trabajo es admirable. Hay cosas que damos por sentado, pero en esa calado, que es muy difícil y tantos hacen bien, hay una exposición más grande y es bueno que la sociedad entienda eso”, dice Flora Martínez.

La actriz es Julia Beltrán en ‘Entre sombras’, una capitana, bioquímica, que siempre piensa como científica y que ahora que su hijo tiene 13 años vuelve a las calles para cumplir con su misión.

(Lea también: La historia de amor de la india Catalina y Pedro de Heredia)

La producción de Caracol se lanza el 19 de septiembre, a las 9:30 p. m. y muestra cómo se han resuelto gran cantidad de casos en el país. Empieza con la desaparición de una niña en un barrio marginal. El hecho hace que se convoque a la capitana Beltrán y a la sargento Magdalena Arbeláez (Margarita Muñoz) para crear una División Especial encargada de resolver crímenes prioritarios en poco tiempo. Las dos, pese a venir de mundos distintos y a la diferencia de edad (35 y 24 años, respectivamente) hacen un gran equipo y son las mejores amigas.

Desde ‘Alias el mexicano’, del 2013, Flora Martínez no hacía un proyecto televisivo en el país. Han sido nueve años en los que la actriz participó en series en el exterior y se dedicó a la música y al teatro. Y en este último, su proyecto ‘Frida libre’ ha sido tan exitoso, que solo en Colombia ha sido visto por 125.000 espectadores, con boletería agotada en los lugares en los que se ha presentado. Toronto, Nueva York y Miami también la vieron. Incluso, se tradujo al inglés.

Pero la pandemia la obligó a parar. “Vivíamos de viaje con la obra, y, como todos, debimos encerrarnos. Tiempo después salió este proyecto. Cuando leí dije que quería estar, no le podía voltear el rostro a estar historia. Además, nunca había hecho un personaje de este tipo”.

Agrega que quería que su “regreso fuera distinto y qué mejor que Julia, que se siente orgullosa no solo de ser mujer, sino de su rol en la sociedad, porque ella no solo es mamá sino policía, y también imperfecta, un personaje con el que me identifico porque, como todos, comete errores, tiene debilidades y éxitos”.

(Tal vez quiera leer: ‘Leandro Díaz’, un canto al amor y a Matilde Lina)

Flora Martínez nació en Montreal, Canadá, en 1977. Hija de canadanse y colombiano, su primera aparición en la televisión fue en la telenovela Mambo, en 1994. A la producción no le fue bien y tuvo que ser retirada del aire, pero nada se olvidó de su rostro, ni de su superficie actoral, lo que hizo que un año después llegara a Leche y María bonita.

También participó en Amas de casa desesperadas, La bruja, Vecinos, Tiempo final, La otra mitad del sol y La saga, negocio de familia, entre otros. En el exterior ha hecho La ley del silencio, El Chema y 2091.

En Entre sombras comparte protagónico con Margarita Muñoz y Rodrigo Candamil. La primera es Magdalena Arbeláez, teniente, fanática de estar en la calle atrapando a los malos, su amiga y con quien trabaja en equipo, y el segundo, Iván Guerrero, psiquiatra, experto en criminalística, y que fue el gran amor de Julia. Su ingreso al equipo élite marcará el reencuentro. Y habrá un triángulo amoroso porque el psiquiatra y la sargento Arbeláez tendrán un romance.

“Es un pasado que ella intentó superar casándose con Gerard Chabrol (Patrick Delmas), un importante médico. Cuando él reaparece, ella ya tiene su vida encaminada y si lo miramos desde el punto de vista femenino, hay esas ideas románticas que nos juegan
en contra y nos llevan a hacernos muchas preguntas, como verán que se hace Julia”.

Algo similar pasa con su esposo en la serie: “Aparentemente es el hombre perfecto y aunque todos seamos buenas personas, nos equivocamos, hay puntos débiles. Él también, pero tratará de seguir adelante”.

Para este personaje, Flora Martínez habló con mujeres policías sobre lo que hacen. “Para ellas hay valores tan fuertes, porque su misión de vida es la justicia, que las calles sean más seguras para sus hijos y los de los demás, y están en todo: en el trabajo y en su misión como madres. Son positivamente admirables”.

Este personaje, además, le exigió educación físico y mental. “Estas mujeres están preparadas para lo más duro: enfrentarse a la violencia y a la injusticia. Ensayé mucho las escenas de lucha y armas, para que no las hiciera un doble, porque me gusta la parte corporal. De todas maneras, Julia estuvo fuera de la calle por más de 10 años, pasó ese tiempo en un caladoatorio trabajando, así que se ve su torpeza y su falta de educación, que debe recuperar muy rápido. Magdalena, por el contrario, siempre está en la calle”.

(Le puede interesar: Sazerak: los secretos de Nueva Orleans en Bogotá)

También le pareció interesante que las escenas reales de los crímenes se pusieran en el set de forma casi exacta, “una manera de entender mejor los hechos, a los que llegan investigadores que tienen una gran formación y están preparados para saber muy bien qué pasó y dar con al culpable. Yo busqué mucha información sobre nuestros grupos de investigación y tienen una gran preparación, han recibido premios y son solicitados en otros países. Claro, hay policías que abusan, cometen crímenes, pero esto no puede tapar todo lo bueno que la gran mayoría hace”.

Del teatro no se olvida. Ha sido parte importante de su vida con Frida libre, y dice que volverá. “En los monólogos se hace una gran relación con el público, una conexión importante. Estar en el escenario es el mejor educación que un actor puede tener.
Pero ahora mi reto es hacer una película, de lo que hablaré en su momento”.

En Entre sombras también actúan Ian Valencia, Brian Moreno y Gustavo Angarita Jr., así como Cony Camelo, como Sandra Pinzón, la jefe del centro cibernético y análisis de comunicaciones. Experta en informática, tecnología, revisión e investigación de cámaras de seguridad y celulares, desencriptación y hackeos, tiene una hija adolescente y está separada. Mezcla su papel de ser ‘todo’ en su casa mientras es la más eficiente en su trabajo, porque sabe que de ella depende la solución de los casos.

“Además de valorar y apreciar al cuerpo armado que se esfuerza por hacer bien su trabajo, creo que esta producción es un homenaje a todas esas mujeres investigadoras y policías, a las que les gusta llegar al fondo de los casos, muy verracas, que si no pueden acostarse no lo hacen, porque primero está su deber. Hay un buen número de ellas que están a cargo de resolver feminicidios y luchar porque las niñas estén más seguras. Creo que su necesidad de hacer justicia tiene mucho de ovarios”.

CULTURA
EL TIEMPO

Otros temas que pueden interesarle: La rebeldía del rock / columna El otro lado A Santiago Alarcón le gusta pregonar en Telemedellín El Gran Combo de Puerto Rico y el inmejorable gusto de la salsa pura ‘El discreto encanto de la burguesía’ cumple medio siglo ‘Nación rebelde’: las ganas de hacer rock a toda costa

Artículos relacionados