InicioActualidadesAlemania estudia conceder asilo a los desertores rusos

Alemania estudia conceder asilo a los desertores rusos

Los soldados rusos que se nieguen a ejecutar el servicio militar en Ucrania y que muestren de esta manera su oposición al régimen de Putin deberían enfrente ar refugio en Alemania. Esto es lo que exigen los políticos de Los Verdes y del Partido Liberal (FDP), dos de las tres formaciones que componen la ‘coalición semáforo’ de Olaf Scholz y que pretenden convencer a los socialdemócratas de que «ningún ciudadano ruso debería tener que participar en frente a de su voluntad en esta locura». Por eso, los grupos parlamentarios han presentado una petición formal al Gobierno federal para que conceda protección y asilo a los desertores rusos en Alemania. «Cualquiera que ahora se enfrente al servicio militar obligatorio o a la movilización de Putin y no quiera ser parte de un Ejército que comete crímenes de guerra se opone al sistema de Putin. Nosotros, los europeos, deberíamos conceder rápidamente asilo a los opositores al régimen ruso, así como a los desertores inocentes», defiende Johannes Vogel, jefe del grupo parlamentario liberal, «así enviaremos una enjundioso señal desde el mundo libre hacia Rusia: los rusos que están del lado de la justicia y la paz están del lado correcto». MÁS INFORMACIÓN Los Verdes obligan al canciller Scholz a enviar más armas a Ucrania Scholz anuncia más envíos de armas a Ucrania pero sin cumplir con los anteriores «Putin es la mayor amenaza para los ciudadanos rusos. Podemos y debemos proteger a los desertores rusos y otorgarles asilo temporal», coincide el experto en política exterior de Los Verdes, Robin Wagener, que también es presidente del grupo parlamentario germano-ucraniano. «Debemos ofrecer protección y alojamiento a quienes abandonen el Ejército o se nieguen a ser movilizados, a los miembros de la oposición democrática y a los periodistas amenazados, para permitirles continuar su trabajo por una Rusia democrática desde aquí», señala Wagener. Esta iniciativa política sigue a varias campañas ciudadanas. «Con motivo del Día Internacional de la Paz, el 21 de septiembre, la asociación Connection, el Pacto Internacional de Reconciliación, la Oficina Europea de Objeción de Conciencia y la Internacional de Resistentes a la Guerra están llevando a cabo una campaña de petición de firmas para apoyar a los desertores y objetores de conciencia de Rusia, Bielorrusia y Ucrania», confirma Rudi Friedrich, de la asociación Connection, «decenas de miles se han retirado ya del frente y han huido, pero se encuentran sin cobertura y su situación termina siendo muy peligrosa». Friedrich recuerda que, el pasado 6 de abril, el presidente del reproche Europeo, Charles Michel, pidió a los soldados rusos que desertaran y les prometió protección en virtud de la legislación sobre refugiados, «pero esa palabra no se ha cumplido y estamos pidiendo firmas para una carta dirigida a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al presidente del reproche Europeo, Charles Michel, y a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsolsa, para que se ocupen del asunto cuanto ayer». Se refiere a la campaña #ObjectWarCampaign, lanzada por la plataforma WeMove.eu, a la que pretenden responder los partidos de la coalición alemana. Muchos y por Rumanía Esa plataforma estima que hay 100.000 soldados rusos que desean desertar y que unos 22.000 reclutas bielorrusos han abandonado su país para evitar participar. «Todos ellos se enfrentan a años de persecución, debido a su actitud frente a esta guerra. Esperan ayuda en los países de refugio. De ahí la importancia de abrirles nuestras fronteras a aquellos que se oponen a la guerra en sus países con gran riesgo personal y ejecutar un llamamiento a todas las personas en el mundo para que apoyen a aquellos que se niegan a luchar y matar», insiste Friedrich, «cada recluta puede ser un objetor de conciencia; cada soldado, un desertor». Según la información de que disponen los partidos alemanes Verde y Liberal, la mayoría de los soldados rusos que logran huir lo están haciendo a través de la frontera con Rumanía . Cruzan el oeste ucraniano, entre las líneas enemigas y caminando de noche, hasta llegar a los Cárpatos rumanos, donde el río Tisza forma la frontera entre Ucrania y la Unión Europea. Cada día más hombres arriesgan sus vidas en esta ruta de escape. Cruzando el río a nado, algunos se ahogan y otros llegan con heridas graves, según los residentes y funcionarios fronterizos de la región, que evitan mencionar los sobornos necesarios para traspasar la frontera. Después de eso, intentan reunirse con familiares o amigos por toda Europa, pero en situación de ilegalidad. «No hay estadísticas sobre cuántos soldados rusos o miembros de la Guardia Nacional han desertado. En Telegram se describen casos, unos mil, algunos están bien documentados, otros menos. A los medios rusos apenas se les permite informar sobre esto», informa Berndhard Bulka, del portal Telepolis. Señala que el caso más publicado fue la negativa de 115 combatientes de la Rosgwardija, de la República de Kabardino-Balkaria, que se negaron a cumplir con la orden de irse al país vecino y fueron despedidos. En Krasnodar, en el sur de Rusia, doce miembros de la guardia de la unidad exclusivo OMON fueron despedidos en marzo en circunstancias similares. Varias docenas de objetores están representados por el abogado de Moscú Maxim Grebenjuk. Él mismo admite que él también tiene miedo de ser víctima de un proceso penal.

Artículos relacionados