InicioActualidadesCasquillos de balas de fusil u otras armas de largo alcance se...

Casquillos de balas de fusil u otras armas de largo alcance se hallaron en sitios donde asesinaron a cinco personas en Santa Ana | Seguridad | Noticias

Portoviejo

Armas de largo alcance, probablemente fusiles, se habrían utilizado en la ejecución de cinco personas, la noche del domingo, en el sitio Palo Largo del cantón Santa Ana, Manabí. Eso se desprende de las primeras investigaciones hechas sobre este ataque en el poblado rural, con base en los más de 20 indicios balísticos hallados en el sitio.

Jaime Salazar, comandante (s) de la zona 4 de la Policía, señaló que se hallaron casquillos de bala de calibre 9 milímetros y de 5.56, estas últimas balas que se utilizan en fusiles.

Por supuesto, hay que relacionar no solo estas muertes sino qué tipo de armas fueron utilizadas y si fueron también (usadas), en otros hechos de sangre”, declaró Salazar sobre el hecho de que se debe cotejar información.

Salazar también confirmó el hallazgo de un auto con similares características al utilizado en el asesinato de las cinco personas en la comunidad de Peminche, a seis kilómetros de la localidad de Palo Largo en la parroquia Ayacucho, de Santa Ana.

Agentes de Criminalística se desplegaron a esa zona para corroborar el incidente que determine la localización de quienes asesinaron a estas personas e hirieron a tres más.

Las víctimas fueron Alejandro Montes, Geanella Arreaga Medina, Jonathan Pinargote, Joel Pico Plaza y Jorge Luis Poveda.

El asesinato de estas personas causó conmoción en Manabí por la forma como se registró el incidente, que fue la de atacar a las víctimas mientras compartían en una reunión; tres de los cinco asesinados intentaron huir, pero fueron acribillados a pocos pasos de sus casas.

Tras observar el ataque, dos de los asistentes huyeron, uno hacia la cancha, lugar donde cayó abatido; otro quedó cerca del poste de energía eléctrica ubicado en la casa del incidente; otros dos cuerpos quedaron en el lugar donde antes dialogaban y otra persona más huyó hacia la loma, pero sus victimarios le dieron alcance y la asesinaron a pocos metros de la casa donde se hallaba.

“Hijito mío, levántate, no me dejes, por qué te hicieron esto”, gritaba la madre de Alejandro Montes, una de las víctimas del asesinato múltiple, esto mientras la cónyuge del occiso -con su hijo de dos años en brazos- lloraba al observar el destino final que tuvo su pareja.

Testigos indicaron que personas que se movilizaban en un auto color blanco llegaron al lugar donde estaban las ahora víctimas, una vivienda particular que era la tienda del sector de Palo Largo, localidad ubicada a 38 kilómetros al este de Portoviejo, y descargaron varios disparos. Los que pudieron escuchar las detonaciones pensaron que las armas utilizadas fueron metralletas o fusiles, por la rapidez de descarga de balas.

“Se escuchaban clarito esos disparos, eran como metralleta o fusil, que sé yo, la gente aquí se tiró al piso”, dijo un vecino de donde se produjo el incidente de terror que asustó a las decenas de familias que residen en esta comunidad con vías de tercer orden.

Un vecino de Palo Largo señaló que la noche del crimen algunos jóvenes de esa localidad pensaron jugar índor en la cancha de uso múltiple, anexa a la casa donde se produjo el asesinato múltiple, pero que por cosas desconocidas ellos se fueron a jugar a otro lugar, lo que evitó quizás que el número de fallecidos se incrementara.

Familiares de los fallecidos confirmaron que cuatro de las víctimas residían en Manta, pero con ascendencia de familias de Santa Ana; de los tres heridos, de acuerdo con registros policiales, uno de ellos tiene varios antecedentes judiciales.

El estado de las tres personas heridas es crítico y se encuentran en varias casas de salud de Portoviejo, con resguardo policial, según Salazar.

En abril pasado, en Manta se ejecutaron tres asesinatos a bordo de una camioneta color blanco y en donde también se utilizó armamento de largo alcance, fusiles HK. Solo en el crimen contra Miguel Ángel Luna, alias Lolo, dispararon 56 veces.

La Policía hasta este lunes 31 no indicaba si estas últimas muertes tenían nexos con actividades ligadas al narcotráfico. Desde enero hasta mayo, en Manabí se han ejecutado 83 muertes violentas. (I)

Artículos relacionados