InicioCinePremios Óscar 2021: la gala transformada por la pandemia se reinventa para...

Premios Óscar 2021: la gala transformada por la pandemia se reinventa para llegar a sus espectadores | Cine | Entretenimiento

Los premios de la Academia, que se entregarán este domingo 25 de abril, tienen su origen en 1929.

Los Óscar de este domingo 25 de abril serán un reflejo de la industria cinematográfica a la que honran: transformada por la pandemia, obligada a experimentar con nuevos lugares y formatos y probablemente dominada por Nomadland, aunque no es la más nominada, tiene seis, pero parte como favorita. La que tiene más candidaturas es Mank, diez.

El evento culminante de la temporada de premios de Hollywood se postergó dos meses y se realizará principalmente en la Union Station de Los Ángeles, elegida por sus grandes espacios para aplicar el distanciamiento social en esta gala de la era del COVID-19.

Óscar 2021: dónde ver las producciones nominadas a mejor película

En un guiño a las circunstancias únicas del año pasado, los 93.° premios de la Academia dejarán una gran huella: la presentación de los premios honoríficos y los números musicales se dividirán entre un teatro de Hollywood y el nuevo museo de cine de la Academia, mientras que los nominados europeos que no puedan viajar a Estados Unidos se reunirán en los “centros” de Londres y París. Pero lo principal, la entrega de las codiciadas estatuillas doradas, se llevará a cabo en la estación, y los pronósticos sitúan una cinta como la mayor favorita de la gala.

“No puedo imaginar que Nomadland no gane el gran premio. No puedo imaginar que Chloé Zhao no gane como directora”, dijo el periodista de Variety Marc Malkin. “Pero como siempre digo sobre este año: ha sido todo tan extraño que nunca se sabe”.

La road movie elegiaca de Zhao relata el modo de vida de la gente que recorre el territorio estadounidense en camionetas en busca de su precario sustento tras la crisis financiera mundial.

Muy elogiada, ganó los principales premios de los festivales el otoño pasado y ha dominado la temporada de premios de este año, más extensa de lo habitual y en gran parte virtual.

‘Apuesta segura’

La directora de 39 años, nacida en Pekín, es “una apuesta segura: votarán por ella incluso si no han visto la película”, dijo el columnista de los premios en Deadline, Pete Hammond.

“En este momento es muy respetada y muy querida en la comunidad de directores”, dijo un votante de la Academia que pidió no ser identificado.

Si hay alguna película que puede rivalizar con Nomadland, es El juicio de los 7 de Chicago, que ganó el primer premio del gremio de actores de Hollywood.

Su eventual triunfo le daría a Netflix por primera vez el mayor galardón de la industria, en un año de cines cerrados que estuvo gobernado por el streaming.

“No es inconcebible”, dijo Hammond, señalando sin embargo que el thriller Promising Young Woman sobre una venganza #MeToo y el drama de inmigrantes Minari podrían dar una sorpresa.

Hopkins ‘al acecho’

La estrella de Nomadland Frances McDormand, dos veces ganadora del Óscar y que protagoniza una cinta con pinceladas documentales en la que varios “nómadas” de la vida real interpretan versiones de sí mismos, está nominada una vez más como mejor actriz.

Pero esa categoría está “en el aire” y “podría ir en cualquier dirección”, dijo Hammond, señalando que las cinco candidatas, incluidas Viola Davis (La madre del blues) y Carey Mulligan (Promising Young Woman), vienen de ganar premios importantes este año.

El coprotagonista de Davis, Chadwick Boseman, quien murió el año pasado de cáncer antes del estreno de la película donde interpreta a un trompetista atormentado por actos racistas atroces, es favorito para ganar el tercer Óscar póstumo de la historia para un actor.

“Probablemente apostaría mi dinero por Chadwick, pero podría haber una sorpresa”, dijo un votante de la Academia. “Anthony Hopkins está al acecho ahí detrás”, agregó, refiriéndose a la interpretación de un enfermo de demencia en El padre.

Todo apunta a que Daniel Kaluuya se alzará con la estatuilla a actor de reparto por Judas y el mesías negro, mientras que la popularidad de la veterana actriz surcoreana de Minari Youn Yuh-jung ha crecido con sus “entrañables” discursos de aceptación de otros premios como figura de reparto, dijo Malkin.

Es posible que los cuatro premios de actuación, y el de dirección, reconozcan el trabajo de personas “no blancas”, en una edición en la que la diversidad ha tocado cifras récord entre los nominados.

Se espera que Netflix se lleve la mayor cantidad de premios de la noche, incluido el de mejor documental para Mi maestro el pulpo.

‘Oportunidad’

La gala será reducida. Los productores hablaron de una lista de invitados tan estricta que no permitirá la entrada a los ejecutivos de estudio más poderosos de Hollywood, y una alfombra roja “diminuta” que podría plantear desafíos.

“Las pocas entrevistas que los talentos están ofreciendo por los Óscar las están haciendo desde dos metros de distancia”, dijo Malkin. “Es incómodo”, agregó, preguntándose cómo se hace para lograr en estas condiciones una alfombra roja “divertida”.

Pero el coproductor del evento, el oscarizado director Steven Soderbergh, describió los cambios exigidos por el COVID-19 como una “oportunidad” para una gala diferente a “cualquier cosa que se haya hecho antes”.

La ceremonia tendrá “la estética de una película en contraposición al de un programa de televisión”, e incluirá “tomas por encima del hombro desde la audiencia” y formatos de pantalla ancha de alta resolución, explicó.

Se les ha pedido a las estrellas que vistan sus mejores galas y, según los reportes, están autorizadas a quitarse las máscaras cuando las cámaras estén grabando. Harrison Ford y Brad Pitt, entre otros, estarán entre los presentadores de premios.

“Felicitaciones a la Academia por al menos intentar tener algo parecido a un show en vivo, sin Zoom”, dijo Hammond.

Pero el perfil más bajo de los nominados de este año y la fatiga visual por el exceso de pantalla en tiempos de pandemia hacen prever que los Óscar sufrirán probablemente un desplome similar del número de espectadores que otras ceremonias de premios.

“Sería un día maravilloso para la Academia si solo baja un 50%”, indicó Hammond. “Así están las cosas”.

La gala de premiación se desarrollará a partir de las 17:00 de Los Ángeles (19:00 hora de Ecuador). Será transmitido por TNT y TNT Series.

Presencia latina

  • La entrañable y emotiva historia de El agente topo tratará de darle a Chile el Óscar al mejor documental, un premio que culminaría el impresionante recorrido por todo el mundo de la cinta dirigida por Maite Alberdi.
  • Los mexicanos Jaime Baksht, Michelle Couttolenc y Carlos Cortés están nominados al mejor sonido por Sound of Metal, mientras que el cineasta estadounidense de ascendencia panameña Shaka King será candidato a mejor película y mejor guion original por Judas y el mesías negro.
  • El premio al mejor cortometraje contará entre sus contendientes con The Letter Room, un trabajo dirigido y escrito por la danesa Elvira Lind y protagonizado por su esposo, el actor guatemalteco Óscar Isaac.
  • Al margen de las bazas hispanas con conexiones en Latinoamérica, España también tendrá varias opciones de anotarse una estatuilla.
  • Sergio López-Rivera es candidato al mejor maquillaje por su trabajo en Ma Rainey’s Black Bottom y su compatriota Santiago Colomo recibió una nominación a los mejores efectos especiales por The One and Only Ivan.
  • Además, la alemana pero afincada en Madrid desde los años 80 Bina Daigeler intentará anotarse el Óscar a mejor vestuario por Mulan.

Curiosidades

  • Si Chloé Zhao ganara el premio a la mejor dirección se convertiría en la segunda mujer en lograrlo en toda la historia tras Kathryn Bigelow por The Hurt Locker (2008).
  • La actriz Frances McDormand podría unirse a un grupo muy selecto de actrices que se han llevado tres óscares si obtuviera el reconocimiento a la mejor interpretación femenina por Nomadland tras sus victorias con Fargo (1996) y Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (2017).
  • Solo dos actrices, Meryl Streep e Ingrid Bergman, han ganado tres óscares mientras que la reina absoluta de la interpretación, tanto femenina como masculina, sigue siendo Katharine Hepburn, con un repóker de galardones.
  • El fenómeno vitalista y etílico de Another Round (Dinamarca) parte con ventaja por el premio a la mejor cinta internacional, en tanto que Soul, de Pixar, es la favorita al Óscar a mejor cinta de animación.

¿Por qué se llaman Premios Óscar?

En 1927 se formó la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Los premios tienen su origen el 16 de mayo del 1929. En sus inicios no tenía un nombre, sin embargo se lo denominaba The Academy Statuette o en español El Trofeo Dorado o La Estatuilla al Mérito.

Según as.com, hay varias leyendas sobre el origen del nombre y cita la más probable. “Es que fuese Margaret Herrick, bibliotecaria de la Academia y más tarde directora ejecutiva, quien bautizó a la figura como Óscar por primera vez al afirmar que el caballero de la espada ‘se parecía a su tío Óscar’”.

Asimismo, el portal señala que el nombre se popularizó en 1934 cuando la columnista Sidney Skolsky lo empleó para referirse al premio a la mejor actriz para una joven Katherine Hepburn. Pero no fue hasta 1939 cuando la Academia usó el término ‘Óscar’ de forma oficial.

El estadounidense Cedric Gibbons diseñó la estatuilla de un nombre de pie. Mientras que su compatriota George Stanley esculpió en tres dimensiones.

El Óscar elaborado con bronce macizo y bañado en oro de 24 quilates pesa 8,5 libras y mide 34,29 centímetros. De acuerdo con los registros de la Academia, ha entregado aproximadamente 3.140 estatuillas.

Los ganadores de la estatuilla no reciben un valor económico y tampoco pueden venderla, según www.elindependiente.com, que cita normas de la Academia, que “las personas que lo ganen no pueden ponerlo a la venta sin antes ofrecérselo a la Academia. La institución podrá obtener de nuevo la estatuilla por el precio de un dólar”.

Pero hay una excepción, de acuerdo con el portal, los nominados a mejor dirección, mejor actor y actriz protagonista “sí reciben una bolsa con obsequios de distinto tipo y procedencia”.

Según Forbes, en el 2020 los regalos que recibieron los nominados estuvieron valorados en 225.000 dólares. Entre los presentes iba desde un “crucero a productos de cosmética, un sujetador o una tableta de chocolate”.

Cinco momentos inolvidables de los Óscar

A continuación, algunos de estos episodios inolvidables de la historia de los premios de la Academia:

Y el premio es para… ¡ups! –

El momento más impactante de la historia reciente de los Óscar ocurrió, sin duda, en 2017, cuando el principal galardón de la noche -el de mejor película- fue otorgado durante dos minutos al musical La La Land pese a que el verdadero ganador era el drama sobre el tránsito a la madurez Moonlight.

El problema fue que los auditores de PricewaterhouseCoopers, la empresa responsable de vigilar y preservar los votos de los Óscar, dieron a sus presentadores Warren Beatty y Faye Dunaway el sobre equivocado.

Los veteranos actores recibieron un duplicado del que contenía el premio a mejor actriz, que acababa de llevarse Emma Stone por La La Land, en vez del que tenía a Moonlight como vencedor de mejor película.

La vergonzosa confusión, el error más grave de la historia de los premios de la Academia, pasó a conocerse como Sobregate.

Protesta sorpresa

En marzo de 1973, el legendario Marlon Brando ganó el premio a mejor actor por su trabajo en El padrino, imponiéndose a una brillante lista de competidores formada por Michael Caine, Peter O’Toole, Laurence Olivier y Paul Winfield.

Brando, sin embargo, decidió no asistir a la gala y mandó en su lugar a la actriz y activista Apache Sacheen Littlefeather, que salió a recoger su premio.

Cuando el actor Roger Moore quiso entregarle la estatuilla dorada, la joven alzó la mano en señal de rechazo y él y la copresentadora, Liv Ullmann, dieron un paso atrás cuando esta comenzó a hablar.

Ante un público atónito, Littlefeather contó que Brando “lamentablemente no podía aceptar este generoso premio” en protesta por el trato que la industria del cine daba a los nativos estadounidenses.

Sus palabras levantaron aplausos, vítores y algunos abucheos entre el público.

¡Empatadas!

En la historia de los Óscar ha habido varios empates, aunque uno de los más destacados ocurrió en 1969, cuando Barbra Streisand y Katharine Hepburn ganaron ambas el premio a mejor actriz.

“El ganador es… ¡es un empate!”, exclamó Ingrid Bergman, quien presentó el galardón.

Streisand conquistó así su primer Óscar gracias a su interpretación de Fanny Brice en Funny Girl, mientras Hepburn -que con cuatro estatuillas tiene el récord entre todos los actores- triunfó con El león en invierno.

Solo Streisand acudió, sin embargo, a la ceremonia. “Hola, preciosa”, le dijo a la famosa estatuilla dorada cuando al fin fue suya.

Demasiada pasión

Los actores suelen estar muy emocionados cuando logran entrar en el selecto club de ganadores de un Óscar, pero Adrien Brody llevó esa pasión demasiado lejos en 2003.

Al subir al escenario para recoger su premio a mejor actor por la desgarradora El pianista de manos de la vencedora el año anterior, Halle Berry, Brody sorprendió al público -y a la propia Berry- plantándole un breve y apasionado beso en los labios.

“No estaba planeado. No sabía nada”, contó después Berry en una entrevista de 2017, explicando que la agarró desprevenida. Y confirmó que, sencillamente, ella le “siguió”.

Mientras, Brody explicó en 2015 que “el tiempo se ralentizó” para él en aquel momento, y que su arrebato casi le cuesta la oportunidad de dar su discurso.

“Cuando terminé de besarla… Ya estaban mostrando el mensaje que decía ‘Sal del escenario, tu tiempo se ha acabado’”, recordó en una entrevista durante el festival de cine de Toronto.

El más fuerte

El fallecido Jack Palance ganó su primer y único premio de la Academia en 1992 al mejor actor de reparto, por su interpretación de un viejo vaquero opuesto a Billy Crystal en la comedia western City Slickers.

Después de que Whoopi Goldberg le entregara el premio, Palance -entonces con 73 años- dio un breve discurso en el que hizo referencia a la preocupación de los productores por contratar a actores “de un cierto tramo de edad”.

“Se les olvida preguntar” si puedes hacer ciertas cosas, señaló, antes de dejar al público atónito lanzándose al suelo del escenario para hacer flexiones con un solo brazo y vestido de traje, levantando una apasionada ovación. “No tenía ni idea de qué demonios hacer”, confesó después. (I)

Artículos relacionados