InicioGastronomiaCrítica de Gourman: El Comal | Gastronomia | Entretenimiento

Crítica de Gourman: El Comal | Gastronomia | Entretenimiento

A mi criterio, la mejor opción de Tacos de Guayaquil.  Déjenme explicar dos porqués.

25 de enero, 2021 – 11h24

A mi criterio, la mejor opción de Tacos de Guayaquil. Déjenme explicar dos porqués.

Primero, cada taco tiene un sabor único. Al comer cualquiera de sus seis tipos, es obvio que la proteína de cada uno fue preparada individualmente, y adobada para dicha receta. Algunos sitios de tacos son como las canciones de Arjona, todas sus variedades saben casi a lo mismo con ligeros cambios. No en Comal.

Así como a un buen nigiri no se le pone salsa de soya ni aditamento alguno, estos tacos, cómalos como vienen. No necesitan nada más, ni salsa, ni guacamole. A lo mucho, un poco de ají.

Segundo, la cantidad de proteína en relación a la masa cada taco es la justa, probablemente 30% más que la mayoría de taquerías de la ciudad.

El menú tiene 6 tipos de tacos, los cuales mencionaré en orden de mi preferencia, dos quesadillas, nachos, algunas guarniciones, y una buena carta de cocktailes de la cual probamos el jamaiquila. Agua de Jamaica, infusión de hierbas y tequila. Muy refrescante.

El taco de pescado capeado es exquisito. Hecho con lenguado lampreado con cerveza y frito, con ensalada de col, mayonesa de chile y una salsa mexicana con un ligero toque agrio que generaba capas de sabores.

El birra de res, con carne guisada por varias horas concentrada en sus jugos, adobada con chile ancho, chile guajillo y muchas especies. Este taco viene con un concentrado del caldo de res al lado que realza el sabor del mismo.

El de chicharrón en salsa roja fue excelente. Lo mejor fue la mezcla de texturas. Crujiente pero con mucha salsa tatemada y de chile.

El taco al pastor, quizá el más conocido en Guayaquil, estaba muy bien preparado. El sabor de la piña no invadía porque esta había sido cocida largo tiempo, y más bien contrastaba con las especias y el chile.

La cochinita pibil tenía carne de cerdo largamente marinada en cítricos y achiote, de sabor concentrado de largo retrogusto.

Por último, el vegetariano, mejor de lo que esperé. El ragú de hongos tenía una textura muy buena, combinado con tomates asados a la perfección y maíz en grano a la brasa.

La quesadilla quesabirria trae una excelente combinación de queso fundido con carne del taco birria de res.

Comal es un emprendimiento del Chef José Arellano que acaba de abrir sus puertas, demostrando talento en este sitio con una propuesta de comida mexicana básica y tradicional, perfectamente elaborada en un menú muy corto, pero divertido.

Ubicado en Urdesa, en la calle Quinta y Guayacanes, en el mismo local donde estuvo Mundo Burguer, un buen sitio de hamburguesas

El decorado del lugar es sencillo pero hecho cuidadosamente, con un agradable bar.

Comal, la tercera de las taquerías inauguradas en los últimos meses, un muy buen sitio para una parada rápida y una conversación informal. (O)

Artículos relacionados