InicioGastronomiaCrítica de Gourman: 'El levanta muerto' | Gastronomia | Entretenimiento

Crítica de Gourman: ‘El levanta muerto’ | Gastronomia | Entretenimiento

El restaurante tiene una influencia predominante en su menú.

26 de diciembre, 2020 – 08h00

En la esquina de la Calle La Moderna y Diana Quintana se ubica El Faro, un restaurante con carta de comida mediterránea y criolla, que abrió sus puertas hace muy poco. Su anfitrión y propietario, Jorge Maquiavelo, da la bienvenida al público y explica el menú. Es un muy pequeño sitio en una traficada esquina de Samborondón, acondicionado para cuatro mesas.

Su carta arranca con varias opciones para desayunos. Opciones muy clásicas como bolones, desayuno americano y mexicano, tortillas de camarón, y fish & Chips.

La mayoría de los platos fuertes son muy tradicionales de la gastronomía española, como tortilla de patatas, papas bravas, camarones al ajillo, pulpo a la gallega, croquetas, etc., mezclados con alguno que otro mexicano.

Los precios son competitivos en sus desayunos y en su menú criollo, y están más bien en un rango medio alto en el resto de su carta.

Nos decidimos por dos platos de su menú criollo y dos mediterráneos.

Comenzamos con un chupe peruano de camarón. Este plato puede ser un levanta muertos, bueno para un desayuno tardío luego de una noche de copas. A base de papas, una piza de achiote, orégano, fondo de camarón y coronado por un huevo frito que debe ser roto al momento de comenzar a comerlo. Calienta el cuerpo de tal forma que el maridaje perfecto es una cerveza muy fría, servida a no más de 6 grados.

Luego una sopa de mariscos con maní. Este fue probablemente el mejor plato de la tarde. Es imprescindible agregarle limón y un toque de ají al gusto. El efecto del maní con la acidez produce un impacto en el retrogusto fantástico, pesado pero fresco a la vez, dejando la boca llena y rebajando las secuelas del maní. Camarones, pescado, mejillones, con un buen fondo, hicieron de este un plato que disfrutamos. También puede combinarse con una cerveza, aunque yo lo prefiero con un vino blanco, algo frutal.

El tercer plato fueron calamares la romana. Un plato bastante conocido, excelente para arrancar un almuerzo. Cuando está empanizado con lascas muy finas de queso parmesano, es glorioso.

Nuestro cuarto plato, camarones con queso azul en cazuela. La salsa es hecha con crema de leche y queso azul. Para mi gusto, preferiría que la salsa sea un poco más fuerte, con más presencia de queso azul. Los camarones de excelente tamaño y en términos justo. Es crucial y necesario comer este plato con pan, y así lo sirven, para disfrutar de la salsa.

Es Meritorio que en estas épocas de pandemia, sus promotores haya decidido abrir un restaurante, siendo esta una de las industrias más afectadas. El mercado es de los valientes. (O)

Artículos relacionados